¿Qué requiere Dios de nosotras y de nosotros?

Discernir, confesar y dar testimonio en tiempos del COVID-19 y más allá.

¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:
Practicar la justicia,
amar la misericordia,
y humillarte ante tu Dios.

—Miqueas 6:8 (NVI)

¿Que requiere Dios de nosotras y de nosotros?
Atravesamos tiempos apocalípticos. La conjunción de la pandemia del COVID-19, el racismo y el autoritarismo, y la crisis climática no solo ha colocado a nuestro planeta en ante una problemática peligrosa, sino que también se presenta como un momento kairótico para la Iglesia. Tanto en términos de la propia autocomprensión de la Iglesia como de su misión.

En tiempos de crisis, la Iglesia está llamada a encontrar en la Palabra de Dios orientación y esperanza. El profeta Miqueas enfatiza que en tiempos que puedan aparecer como turbulentos, desesperados y confusos, la guía de las Escrituras es clara y directa. Sabemos perfectamente lo que se requiere de nosotras y de nosotros: “practicar la justicia, amar la misericordia, y caminar humildemente ante Dios” (Miqueas 6: 8).

Discernir, confesar, dar testimonio y seguir reformándonos juntas y juntos
La Asamblea General de 2017 impulsó un peregrinaje conjunto de toda la Comunión para discernir, confesar y dar testimonio de un Dios de vida en un mundo caído en manos de ladrones, para que seguir reformándonos de manera continua. Durante los últimos tres años, hemos buscado incorporar de manera muy cuidadosa estos cuatro verbos a la tarea programática de la CMIR. A través de nuestra RAN (Resistir culturas de discriminación, autoritarismo y nacionalismo), la Misión en contexto de crisis y marginalización, y los procesos de Apartheid global, hemos podido discernir de manera colectiva que estamos al borde de un momento significativo que necesitaba de una profunda reflexión e imaginación teológica. Un momento que se ha tornado aún más evidente a medida que el apocalipsis de la pandemia nos revela las profundas desigualdades en las que vivimos.

Vivir fielmente en tiempos del COVID-19 y más allá
la CMIR, en respuesta a su llamado a la comunión y al compromiso con la justicia, busca vivir en fidelidad a ese llamado en este tiempo del COVID-19 y más allá, buscando involucrarse en un proceso de imaginación y de reflexión teológicos. Esta iniciativa abarcará e involucrará a toda la Comunión a través de procesos creativos en línea y grupos de discernimiento que garantizarán la participación plena y justa de toda la Comunión. Estas iniciativas se centrarán primeramente en las regiones, los grupos focales y las redes programáticas de la CMIR.

Caminando juntas y juntos a través del Calendario litúrgico
Se prevé que este proceso anual de la Comunión derivará en una reunión presencial en la segunda mitad de 2021 y culminará con la Comunión confesando colectivamente a un Dios de Vida en la Asamblea General de 2024.

Durante el próximo año, mientras consideramos lo que Dios requiere de nosotras y nosotros, recorreremos el calendario litúrgico: discerniendo en Adviento, confesando durante la Cuaresma, dando testimonio en Pentecostés y abriéndose a la posibilidad de seguir reformándose durante el tiempo ordinario. El programa constará en 17 eventos digitales durante 2020 y 2021, aunque no se espera que todas las personas participen de todos los eventos, y desembocará en una conferencia en septiembre de 2021.

  • Círculo de discernimiento (Adviento y Epifanía): enero
  • Círculo de confesión (Cuaresma y Pascua): 24 de marzo
  • Círculo de testimonio (Pentecostés): 9 de junio
  • Círculo sobre ser continuamente reformados/as (tiempo ordinario): 4 de agosto

Un proceso que abarcará a toda la Comunión
El programa dará oportunidad a las regiones, a los grupos focales y a las redes de programas de la CMIR a involucrarse con la crisis. En cada uno de estos eventos se aplicará un proceso de discernimiento que abordará la urgencia, reunirá los aprendizajes y agudizará el mensaje. La conferencia planificada para septiembre no significará un momento de clausura, sino un evento para canalizar la energía que esperamos se genere durante el proceso para la vida de la Comunión. En la conferencia, la Comunión rendirá cuentas de sí misma y elaborará una agenda para la Asamblea General de 2024.

La sesión inaugural
“Nos reunimos hoy para pensar juntos y juntas, ‘¿Qué exige el Señor de nosotros y de nosotras?’ Nos reunimos para afirmar nuestro constante peregrinaje hacia la justicia”, expresó Najla Kassab, presidenta de la CMIR. “Este es un momento de kairótico, en el que estamos llamados y llamadas a actuar y a luchar para sanar al mundo de las injusticias que perduran y que ni siquiera la vacuna curará. Es nuestro meta buscar nuevas maneras de fortalecer la Comunión y de transformar el mundo, soñando con nuevas alternativas y nuevas visiones de una realidad sostenida en la justicia”.

La sesión inaugural puede encontrarse en línea: